sábado, 17 de octubre de 2009

CRÍTICA DE CINE (RECUERDA)


El género detectivesco ha llegado a explotarse en demasía y convenía buscarle una variación. Esa surgió en forma de melodrama psicológico, del que se sacó un efectismo positivo con el uso de las técnicas fotográficas. Pero la ambición cineasta es muy amplia y del campo psicológico se aventura al peligroso terreno de le psiquiatría.
Peligroso por su fragilidad de comprensión, dificultades de exteriorización é influencia nociva, si no fuera Alfred Hitchcock -mago del melo­drama- su realizador.

En ese estilo, Hitchcock - continuando en América su brillante ca­rrera iniciada en Inglaterra -, ha impregnado a sus cintas, vulgares en el fondo, una calidad artística y un sello personal inconfundible. Ese ses­go singular, el ambiente original -quid de todas sus películas-, su domi­nio del momento intensivo, pulsativo de los resortes emocionales, calculador de la intensidad en la acción, jugando siempre con los nervios del espectador, apurando angustiosamente el momento que se espera, todo ello aunado con el maravilloso uso que hace de la cámara le han fundamentado esa personalidad especializada, que incluso el "estandarismo" americano no ha podido desfigurar. En el complicado juego del psicoanálisis manipulando con paranoi­cos y esquizofrénicos Hitchcock nos maravilla nuevamente con su talento.

Ilustración de Pere Pascual Llorens

Con extraordinaria verosimilitud se nos cuenta la tragedia de un amnésico que cree ser asesino, descubriéndose la verdad gracias a un sueño - siguiendo les teorías de Freud - y por la voluntad de una doc­tora psicópata, motivando su enamoramiento. Un fino "love story" relajante, ante la excesiva tensión de la cinta. Desde el primer instante, la intriga ya no cesa un momento, man­teniendo en continuo suspenso el interés. Realmente existen en RECUERDA fotogramas de enorme atracción, con un esmero que se mueve en semicír­culos, obediente al ingenio de Hitchcock y recreándose en los objetos de vivificante acción; el vaso de leche vaciándose como en la misma boca del espectador, la navaja de afeitar en la mano del paranoico, un cuchillo cortando, la pistola en primerísimo plano como intérprete principal de le escena y además esa alucinante exposición del sueño, una surrealista escenografía realizada por nuestro compatriota Salvador Dalí.

La interpretación es inmejorable, una Ingrid Bergman cada vez más actriz de lo que ya nos tiene acostumbrados, expresando su excepcional tem­peramento con elegantes maneras, intensidad y candor sentimental. Gregory Peck confirma y revalida su meteórico estrellato con su atormentado papel y los secundarios, como siempre, ajusta­dos al engranaje de toda producción perfecta.
RECUERDA
es un film alucinante, absorbente, sobrenatural, que ahonda en el misterio de la mente humana y que sólo el genio y la habilidad de Alfred Hitchcock podía llevar al éxito mas completo y logrado.

Josep Pascual Llorens, 28-9-1946

Producción United Artists 1945
Distribución Procines

6 comentarios:

pedro david dijo...

Jordi, acabo de leer la crítica escrita por tu padre de la película Recuerda. Me ha gustado mucho. Es intenso y contradictorio. Hoy por hoy pocas cosas me pueden atraer más. Corro a leer más...
Un abrazo. Los dibujos de Anette también me han gustado mucho.
Pedro (Miranda)

Jordi Pascual Morant dijo...

Pedro, no sabes la ilusión que me hace un comentario sobre la crítica cinematográfica de mi padre. Quien se lo iba a decir.
Corre, corre a leer más que tienes para rato.
un abrazo

Susana dijo...

Jordi, a mí también me ha gustado la crítica de tu padre. De hecho, confieso que me han dado unas ganas tremendas de ver la película, y eso es lo que sucede con las buenas críticas (en el sentido de bien fundamentadas).

Luego está ese aspecto de Hitchcock que, en cuanto a sus incursiones en los terrenos psiquiátricos es sólo parcialmente creíble. Pero de una forma o de otra, el caso es que consigue crear esos climas de tensión apasionantes, que normalmente deparan alguna sorpresa inesperada en su conclusión.

Buenos genes tienes tú... ;o)

Besos.

el esco y el güilmon dijo...

http://www.lakodorniz.com/2009/07/25/hitchcock-y-freud/

Jordi Pascual Morant dijo...

Susana, hay películas de otras épocas que nos sorprenderían verlas ahora. El cine actual, el bueno, les debe mucho.
RECUERDA, es del año 1945, cuando la industria cinematográfica había acumulado mucha experiencia en poco tiempo y a la gran mayoría de grandes mitos del cine.
Me alegro que estas críticas puedan llegar a motivar acercarse a ese cine.
Gracias y besos de los genes.

Jordi Pascual Morant dijo...

Álex, gracias por tu aportación, esa caricatura le viene como anillo al dedo al texto, en ese caso como pájaro al puro.