domingo, 8 de noviembre de 2009

PATRONAJES

Entre los años 1988 y 1990 realicé una serie de esculturas tomando como referencia obras de artistas que me apasionaban; como Duchamp (Celibataires), Morandi (Bodegones), Goya (El 2 de mayo). O temas referentes a la paz, la familia o las guerras tóxicas.

Utilizaba las técnicas del patronaje para realizar en volumen las diferentes formas. Quizá el hecho de que mi madre era modista (nos hacía la ropa a mi hermana y a mí), me haya dejado la huella de esa manera de construir a base de patrones.

Las figuras resultantes se asemejan a maniquíes, hay cierto hieratismo en sus presencias.
Les falta el aliento de vida que emocione. La indumentaria no es nada sin el cuerpo que le da movimiento y expresión.

El estatismo de estas piezas, que puede llegar a producir incomodidad, me recuerda cuando era niño. Vivíamos en un piso compartido con una tintorería, una puerta separaba una estancia de la otra. Al anochecer la tienda quedaba a oscuras y mi reto, tenía unos ocho años, era traspasar esa puerta y pasearme entre los abrigos colgados que vagamente podía apreciar en sombras y que me producían cierto miedo por su apariencia de extraños personajes. El día que lo conseguí me sentí lleno de valentía y victorioso. Ese día se ha gravado en mi memoria de forma persistente, lo que bien pudiera ser la causa de querer reproducir aquellos cuerpos vacíos en una de mis etapas artísticas.

Personaje sentado a lo Matisse

Descendimiento

Familia de fin de siglo

La Mesa por la Paz

El 2 de Mayo de Goya

Bodegones Morandi

Celibataires de Duchamp


15 comentarios:

Susana dijo...

Realmente, Jordi, impactan muchísimo esos cuerpos vacíos, esos trajes sin alma... Tengo el hándicap de no conocer parte de las obras a las que haces homenaje, pero aun así, dan la sensación de meterte en el submundo de las obras. La primera foto es la que menos me ha gustado (insisto: no conozco el original), pero a medida que iba recorriendo el resto de fotos iba aumentando la impresión, el espanto y la admiración. Es increíble: cuantísima creatividad! Nunca dejas de sorprenderme! Y la historia que explicas, cómo se fundó en ti la idea de construir esos patrones, es fascinante también.

Un beso con boca abierta de asombro.

Jordi Pascual Morant dijo...

Susana, he cambiado la primera foto y substituido por una versión con luz incorporada a la obra, quizá te interese más.

La sorpresa es mi mayor estímulo para seguir creando, siempre espero sorprenderme a mi mismo con una obra nueva, confío en esa parte incontrolable del proceso creativo que introduzca resultados inesperados a la obra que realizo.

Tu comentario me deja con los brazos abiertos para abrazarte en agradecimiento por tu interés.

Lo dicho, un gran abrazo.

Susana dijo...

Jordi, quizás mi problema con la primera foto es que la veo menos ordenada, me cuesta llegar a las figuras y es un conjunto que, desde mi ignorancia, juzgo más caótico. Es como una pieza que se diferencia mucho de las otras, de otro espíritu, de reconocimientos distintos, como si apelara a partes diferentes del entendimiento, incluso aunque en ambos casos el acercamiento haya de ser epidérmico. Pero sumergirme de nuevo en la visión del resto de obras me sigue sugiriendo un mundo de sensaciones y sorpresas.

El interés no es mérito mío, querido... tú lo despiertas con la renovación continua de los lenguajes. Aun así, recibo con alegría tu abrazo!

Jordi Pascual Morant dijo...

Aprecio mucho tu opinión, Susana, y entiendo perfectamente cómo sientes la contemplación de estas obras, sabes expresarlo con diáfana claridad. Eres una espléndida crítica de arte. Harías un gran bien al caótico mundo de la crítica artística tan llena de intereses, manipulaciones y divagaciones vagas.
Un placer reflexionar sobre lo que dices.

MORFEO dijo...

Hola,

m'encanta "el 2 de mayo de Goya". És sencillament magistral des de la meva humil impressió.

Manel.

montserratqp dijo...

És increïble com les històries i moments de la infantesa ens fan ser el que som o almenys hi col.laboren molt. Aquells tintorers no s´haurien imaginat mai com un home als seus anys de maduresa encara recorda nítidament els abrics penjats i que fins i tot hagin estat "font d´inspiració" de la seva obra.

Jordi Pascual Morant dijo...

Manel,
gràcies per la teva humil impressió, malgrat que això no ajuda a fer més humil el meu ego d'artista.

Jordi Pascual Morant dijo...

Montserrat, la imaginació d'un infant és poderosa i si amés se li estimula amb situacions que li provoca un cert impacte li deixa una impremta inesborrable per sempre.

Mortadel.la dijo...

Ostres, Jordi! Recordo també els patrons de color teula del meu pare! els guixos (plans), la cinta, les peces de roba, les pinces per agafar-les al taulell, les caixes de botons, les ombreres... Especialment, m'agrada el de Morandi i Duchamp. els dos sempre han estat artistes que m'encanten.
Recordo també passejar-me per entre mig dels abrics penjats en filera i a mi, no em feia cap por! els baguls negres folrrats de vellut vermell. Tots ens hi haviem ficat a dins més d'un cop. Quina enyorança que m'has fet venir!

Mortadel,la dijo...

La delicadesa de les formes de Morandi, els colors, la senzillesa em dónen una tranquil.litat! Jo, amb el teu permís, em quedo amb aquesta obra teva. És una delícia... m'encanta!
I és que m'he emocionet amb tant de record i m'he oblidat de la teva feina... disculpa!

Jordi Pascual Morant dijo...

Anna,
a més de coincidir el teu cognom amb el nom del carrer del meu taller, veig que també tenim en comú uns pares que es dedicaven a la confecció.

Em satisfà emocionar-te amb vells records mitjançant aquest recreacions d'artistes que admirem.

Una abraçada i agraeixo molt el teu comentari.

Mortadel.la dijo...

Jordi, si no és indiscreció: on para el carrer Portell? És que l'altre dia que ho vas esmentar, vaig pensar, ai! que jo sàpiga ni em sona, ni l'has vist mai, Anna... Si no vols no responguis, eh? Però ara mateix, em té intrigada! Li aniria a tirar una foto a la placa!Mira!

Jordi Pascual Morant dijo...

Anna, el carrer Portell està per sobre del Parc Güell, va a parar al carrer Santuari.
Ho trovaràs fàcil pel "Google-callejero".
També existeix el Coll del Portell, que és un altre carrer de la zona.
És una altre Barcelona.

Rosa dijo...

Sinceramente tus figuras me impactan y me causan una especie de desazon; las siento frías y a la vez reales. Si tu objetivo era no dejar indiferente a quien mira, conmigo los has conseguido.
Un sugerencia, cuando hagas una exposición, muestra.. podías informar a tus visitantes de blog?

bona vesprada

Jordi Pascual Morant dijo...

Rosa,
estoy contigo que estas obras transmiten el vacío de su cuerpo, lo cual quiere decir que no pretenden engañar, son pinturas en volumen. Quizá al verlas en vivo tuvieras otra sensación, yo diría que más escenogràfica que escultórica, un decorado.
En todo caso son obras que ocupan una parte de mi vida artística y personal, reflejan mi manera de esa época, mi vida mental, mi actitud inconsciente.
Los artistas tenemos ese testimonio que nos delata.

Os mantendré informados de mi próxima exposición.
Gracias por tu interés.